vir portada.jpg

Bienvenidos !!

Tengo muchas ganas de presentarme. Mi nombre es Virginia Monteros;
algunos me dicen Vir, Vicky, Viru, Ví; en fin, a lo largo de los años me llamaron de diferente maneras porque cada uno tenía su percepción hacia mi persona.

Soy Argentina, nací en Buenos Aires ahí por el año 86 aunque

hace algo de 8 años vivo en la provincia de San Luis.
Soy coach empresarial, aunque me gusta más " asesora de soluciones".

Empresaria hace tiempo con un gran abanico de emprendimientos.
Hice la diplomatura en herramientas de social media manager en UTN.BA, liderazgo efectivo, profesorado de ritmos latinos, personal trainner, depilación. Cursos de pestañas, tarjetería, certificación en nutrición, certificación en redacción y locución.
Podría seguir con una larga lista, porque cada vez que las crisis llegaban a mi país yo salía corriendo a nutrirme de una nueva profesión.

 

Me inserte en el mundo laboral desde muy temprana edad,

pues esto me ha permitido educar desde muy joven la actitud

de la responsabilidad, ser autosuficiente y conocer el valor que merecen los esfuerzos realizados para lograr los objetivos que se desean alcanzar.
 

Mi vida financiera a los 13 años, estaba fuera del sistema; porque en Argentina la ley no entiende que por más que un artículo diga

que los padres deben responder por sus hijos la realidad es distinta.

En papel la leyes se ven divinas pero la vida real es un balde de agua helada.
 

Nací sumergida en la pobreza. Me tocó pasar necesidades básicas diversas. A veces no había para comer, de vestir ni hablar porque lo más cercano a un shopping eran los amigos y vecinos que venían con su bolsa de ropa en desuso. Para mí esos días eran magníficos, porque era como pasearte por la tienda y llevarte todo.
 

Sufrí injusticias por POBRE pero era obstinada a tal punto que me importaba más alcanzar mis sueños que lo que el mundo tenía para decirme.
 

Soy dedicada, trabajadora, amable, respetuosa, servicial, con los pies sobre la tierra y con mis objetivos claramente definidos. Tengo el anhelo de arrastrar al éxito a cada persona que me rodea

(mi gran debilidad). No soy perfecta, reconozco mis errores y trato de corregirlos, acepto sugerencias, pues entiendo que son para mejorar. Tengo un deseo desesperado de que las personas puedan acercarse al éxito aunque no hayan tenido la posibilidad de forjar una carrera universitaria o una profesión. Soy feliz ayudando a otros a acortar el camino a sus sueños. Soy feliz demostrando que la pobreza no te determina.


Las estadísticas dicen que en Argentina se tarda 6 generaciones en salir de la pobreza pero yo no quiero ser la excepción a la regla, deseo que seamos mayoría. Yo nací pobre y alcance el éxito, quiero que me acompañes a ser parte de una revolución y
saltarnos la regla.

 

Atrévete a soñar conmigo.